Momentos

 

Llamas en plenitud 

Tener en casa un fuego es algo mágico, un lujo: contemplarlo, vivir la vida que transmite, la conexión con la naturaleza, la danza de su movimiento, el calor y la luz para el cuerpo y el alma.. Las llamas creando sombras llenas de energía, las brasas con su precioso degradado brillante..

En este momento no hay nada más que hacer, sólo disfrutar. Esta es la vida en plenitud: este instante, vivido conscientemente.

 

 


22-10-2017

Hoy unas 5000 personas hemos participado en una carrera contra el cáncer de mama. Que nuestra participación y nuestros 4.2 km de esfuerzo sirva para que todos y hoy especialmente todAs, estemos más pendientes de nuestros cuerpos, de nuestros pensamientos, de nuestras emociones, para cuidarnos con cariño. Ese cariño yo se lo mando desde aquí a mi hermana <3

 

 

 

 

 

 


26-5-2017

21:20

Hoy he visto una peli sobre un matemático hindú llamado Ramanujan, ‘El hombre que conocía el infinito’, basada en hechos reales.

Ramanujan nació a finales del siglo XIX en una pequeña población de la India en un  ambiente de carestía. Su padre (esto no lo cuenta la peli) trabajaba de contable en una tienda de saris y su madre era ama de casa. Tenían recursos para ir subsistiendo y podía haber elegido conformarse con esa vida, con su mujer, que por cierto tenía 10 años cuando se casaron, según costumbres de la zona, pero él tenía una pasión desde pequeño: las matemáticas, y decidió dedicarse a lo que le apasionaba a pesar de los momentos que tuvo de “extrema pobreza, estando a menudo al borde de la inanición” (Wikipedia).

Lo que le daba fuerzas para seguir con su sueño de dedicar su vida a las matemáticas era, sobre todo, la seguridad que tenía en el valor de lo que hacía. Sabía que él valía para eso, creía que era su deber compartir su sabiduría y sentía la necesidad de no quedarse con las inspiraciones que le llegaban. Por todo esto no cejó en su empeño y llegó hasta Cambridge donde publicó gran parte de sus hallazgos y más tarde fue nombrado miembro de la Royal Society (la Real Sociedad de Científicos) y también miembro del Trinity College, cosa impensable para alguien de su procedencia en aquel entonces.

Se sentía inspirado, y tenía muy claro que una ecuación no tenía sentido para él si no expresa un pensamiento de Dios.

Yo me doy cuenta, una vez más, que me minusvaloro. ¿Qué hago con las inspiraciones que llegan a mi vida? No estoy acostumbrado a prestarles atención y darles valor. La educación formal no nos ayuda a valorarnos.

Si las personas confiáramos en nosotras mismas como Ramanujan, si nos entregáramos a lo que nos apasiona, a las inspiraciones y las intuiciones, si nos valoráramos y usáramos tantos dones como tenemos, .. ¿no sería el mundo un lugar más bonito y nosotros más felices?

Estoy recordando a mi querido Neonymus, que cuando habla de su música también habla de que siente que está inspirada, que no la siente totalmente propiedad suya, sino que le viene y la comparte.

Yo creo que todos los seres humanos tenemos inspiraciones e intuiciones, y yo deseo que las mías, como decía Ramanujan, expresen algo de Dios.