Momentos

 

La magia de los valores 

La actuación de hoy es en una librería. Los dueños son una pareja joven que quieren innovar y desarrollar la cultura de forma entretenida y educativa. Me alegra que hayamos llegado a un acuerdo para que actúe allí. El espectáculo que voy a hacer es familiar, para que disfruten juntos pequeños y grandes, y como la librería no es muy grande, han preparado taburetes para los adultos y una alfombra en la que se sentarán los niños. La entrada se ha hecho según reserva y el aforo se ha completado, lo que nos ha alegrado mucho a ellos y a mí.

Cuando quedan pocos minutos para que empiece, llega un padre porque quiere dejar allí a su hija. Los dueños le explican que es un evento para que puedan vivir un momento cultural juntos, y que no se pueden quedar los niños sin los adultos, además de estar el aforo completo. El padre se enfada y dice que quiere dejar a la niña e irse, que si es por dinero que él paga lo que sea necesario, y que una más no puede importar para el aforo. Ellos le cuestionan sobre qué tipo de valores quiere transmitirle a su hija: que el dinero lo puede conseguir todo, que las cosas de ella no le importan al padre, .. y algunas cosas más que no pueden decirle porque él da media vuelta y se va sin escuchar y con su emoción de enfado, farfullando palabras que esa niña no tendría por qué oír.

 

Me siento contento de haber decidido trabajar con personas con las que coincido en valores, y que tratan a la cultura y al arte con la importancia que yo le doy tanto para la vida como para el desarrollo humano. ¡Seguimos adelante¡

 


 

Un momento mágico

Hace un tiempo realicé por las redes sociales un sorteo que consistía en que, personas que vivieran en mi ciudad, compartieran un momento mágico de sus vidas, y el comentario que más gustara ganaba una actuación de magia en su casa.

Ganó un comentario muy bonito de un muchacho que yo conocía porque habíamos coincidido en clases de teatro, en el que hablaba de cuando él hizo de padrino en la boda de su madre: “Nunca imagine que algún día pudiese ser el padrino de su boda y bajar aquellas escaleras, sentir como temblábamos los dos y sobre todo ver que hacía lo que realmente la hacía feliz, hizo que fuese un momento mágico, inolvidable e irrepetible”.

Hoy he ido a su casa para hacerles un espectáculo y me han tratado con un cariño y una generosidad espléndida. Cuando llegué ya tenían preparado un espacio en su casa para el espectáculo, adornado con vasos en los que había velas encendidas, la mesa más grande que tenían para estar todos lo más cerca posible, un mantel nuevo, y ellos mismos vestidos de forma elegante para recibirme.

Se nota que son personas muy sencillas, sensibles y muy cercanas a la cultura, que les encanta todo tipo de arte, y son cuidadosas en los detalles para hacer que su alrededor transmita todo eso.

Les agradezco mucho que me hicieran sentir tan a gusto y tan cercano, y me alegro que ganaran ellos el sorteo. Se merecen que la vida les sorprenda con momentos bonitos; ellos ya ofrecen momentos así al mundo.

 


 

Mini Cuento

Javier duende va a contarles a los niños un pequeño cuento, y les pregunta: “¿sabéis lo que es un microcuento?”. “Claro”, dice uno de los pequeños “un cuento con un micrófono”.